La obra del escultor Ferreiro

El escultor de Noia, Xosé Ferreiro es uno de los más grandes artistas gallegos e introductor del estilo neoclásico en Galicia. En Outes ha dejado parte de su legado escultórico que podemos ver en todo su esplendor
en la iglesia de Santo Ourente: retablo mayor (hoy sustituido) y como únicas piezas que se conservan, la imagen del santo titular de la parroquia de Santo Ourente y la urna en la parte posterior del altar con los restos
de San Campio. El retablo de San Francisco Javier, de líneas puramente neoclásicas. El retablo de la Virgen del Rosario. El retablo de la Dolorosa y una imagen pequeña del santo San Roque.

También de su autoría son los dos cruceiros del atrio que están a ambos lados de la fachada de la iglesia de Santo Ourente, y cuya característica principal es que carecen de decoración de ámbito religioso. Como novedad presentan escudos, con yelmos emplumados en la base, extraños a la tipología de estos elementos en los cruceiros de las encrucijadas, pero habituales estos adornos en las construcciones civiles neoclásicas.
Otro cruceiro de la autoría del maestro Ferreiro es el que está en el camposanto que se encuentra detrás de la iglesia y que data del 1801. Tiene plataforma de cinco escalones, su elemento más interesante es el cristo, que presenta todos los trazos definitorios de los que Ferreiro hace gala. En el reverso va la Dolorosa sentada.

Otro más atribuido al escultor que estuvo trabajando entre 1796 y 1801 en Santo Ourente, es el que se encuentra en el contorno de la capilla de la Virgen del Rial. Se levanta sobre plataforma de dos escalones. En la parte baja, lleva un escudo dividido en cuatro partes con decoración variada de zurrones y toros. Va rodeado de volutas y cubierto por un yelmo emplumado. El capitel está separado del varal por dos molduras octogonales superpuestas y tiene tres partes diferenciadas. Los remates de los brazos llevan decoración de florones.